Mi primer carrera del año, 33 Medio Maratón de Mexicali

En toda mi vida nunca había corrido una distancia de 21 kilómetros, hasta el pasado 9 de marzo del 2014, día en el que por primera vez los corrí y fue en un medio maratón de aquí de Mexicali, que por cierto, no fue para nada fácil.

medalla del medio maraton de mexicali

Medalla del medio maratón de mexicali

Quiero mencionar que no soy un atleta, ni un corredor asiduo actualmente, pero antes de iniciar el año uno de mis propósitos para este 2014, fue unirme a un grupo de amigos que por amor al arte empezaron a correr y meterse a carreras dentro y fuera de la ciudad.

Para ser exacto mi actividad como “corredor” inicio el 13 de enero del 2014 y desde ese día, hasta el día del maratón, tan solo había corrido 16 veces.

  • 8 entrenamientos de menos de 7km en enero.
  • 4 entrenamientos de menos de 6km, uno de 10km y uno de 18km en el mes de febrero.
  • 2 entrenamientos de 7 y 10km en marzo antes del medio maratón.

Como se darán cuenta mi entrenamiento no estaba pensado para correr 21 km si no 10km, pero aun así decidí entrar para ver si podía lograrlo, a parte porque un amigo ya me había inscrito en la carrera y no quise quedar mal.

Pero no crean que solo corría, si no que los demás días en los que no lo hacía, dedicaba una hora del día para hacer una de las rutinas de P90X después del trabajo, cosa que me sirvió para controlar mi respiración y adquirir bastante condición.

Con tener condición no me refiero a que podía correr fácilmente, pues una cosa es condición y otra es resistencia, porque durante los entrenamientos yo sentía que podía seguir corriendo aun mas, pero mis rodillas me decían otra cosa, tanto así que en febrero me lesione y hasta la fecha sigo con molestias en la rodilla y planta del pie izquierdo, fue por eso el bajón de entrenamiento en febrero.

Día de la carrera.

ruta del 33 medio maraton de mexicali

Ruta del 33 medio maratón de la ciudad de Mexicali.

Mi objetivo para el medio maratón a diferencia de mis amigos, era terminarlo y no el tiempo, pues soy un novato y no tenía un tiempo de referencia propio a superar, ni tampoco estaba seguro de si lo terminaría, así que lo iba a correr a mi ritmo, pero sobre todo cuidando mi rodilla y mi pie para no lesionarme aun más.

El medio maratón inicio a las 8 de la mañana frente al Palacio Municipal y sobre la calzada Independencia, para después tomar la calle del hospital, hasta llegar a la unión con el boulevard Adolfo López Mateos hacia el Norte, hasta llegar a la avenida Francisco I. Madero hacia el Este, en ese punto iban a penas 4km y yo me sentía bien, así que acelere la marcha dejando atrás a uno de mis amigos con los que fui a correr. Llegue al kilómetro 5 y alcance a ver a una amiga como a unos 200 metros, acelere el paso y empecé a rebasar gente tratando de alcanzarla pero me fue imposible porque ella si ha estado entrenando más que yo, después de eso me di cuenta que a penas íbamos en el kilómetro 8 y si seguía a ese paso no iba a poder terminar, así que cuando llegue al kilómetro 10 baje un poco el paso, hasta ahí todo bien, pero justo cuando iba en el kilómetro 12 pase muy cerca de mi casa y pensé en dejar de correr e irme caminando a mi casa, lo podía hacer y estaba a tiempo antes de alejarme más, pero no lo hice y seguí corriendo.

Llegue al kilómetro 14 donde se une la Benito Juárez y el Castellón, para tomar de nuevo la López Mateos hacia el Norte, en ese kilómetro me di cuenta que ya no estaba rebasando gente, pero todos me rebasaban a mí, así que tome como referencia a dos morros que iban juntos, a uno que vestía una camiseta roja y a un viejito, todos iban enfrente de mí a buen paso.

El en kilómetro 16 mis piernas ya me estaban molestando, pero sobre todo mi rodilla izquierda y pensaba que ya no la iba a hacer (Pensaba en :”ya basta, tengo que parar”). Todo ese kilómetro iba junto a el morro de rojo, hasta que le dio un calambre en la pierna y se quedo atrás, en ese momento yo ya estaba pensando en que eso no me tenía que pasar a mi porque faltaba mucho.

Justo antes de llegar al kilómetro 17 me di cuenta que teníamos que subir un puente y el mundo se me vino encima, sentía que no lo iba a lograr pero ya había alcanzado al viejito y lo miraba a él subiendo y me dije: “Si él puede, pues yo también” y lo subí.

Al bajar el puente deje atrás al viejito y a los dos morros que iban juntos, ya no tenía a nadie como referencia, todos iban muy lejos y ya no había muchos cerca de mí que fueran a un paso más rápido que el mío.

En el kilómetro 18 tome como referencia a una pareja y empecé a alcanzarlos, pero luego me di cuenta que se miraban muy profesionales, llevaban unas cinturones como el de Batman con botellas de alguna bebida colgadas en él, pero justo al llegar al kilómetro 19 que era la unión entre la López Mateos y la calle del Hospital aceleraron la marcha y se me fueron muy lejos, yo ya no podía acelerar el paso.

En ese kilómetro tome como referencia a una muchacha de short floreado y a un morro de camiseta de color café. En ese tramo ya estaba mirando la Independencia de nuevo y tenía en la mente que ya solo faltaba ese pedazo y acelere la marcha, ¡pero oh sorpresa!, resulta que apenas había llegado al kilómetro 20 y mis piernas sufrían.

Aun debía continuar y lo hice, pero de repente pummm! Sentí como si me encajaran un picahielo en la rodilla y pare unos segundos, mis referencias se empezaron a alejar y a mí me dolía la rodilla un montón, volví a iniciar la marcha cuando se me paso un poco, pero nuevamente volví a sentir ese dolor y empecé a caminar justo cuando iba frente a un lugar donde toman fotos, en ese pedazo una muchacha me dio una bolsita de agua y me la aventé toda en la pierna, según yo para calmarme un poco el dolor.

Nuevamente empecé a correr y una policía que estaba controlando el trafico me empezó a gritar “Vamos mijo, ya nomas falta una vuelta hasta la Anáhuac y de regreso a la Independencia”, a mí ya me estaba cargando la chingada (no se imaginan), pero le hice caso, me aguante el dolor y empecé a correr un poco más rápido, ya faltaba muy poco como para parar nuevamente, alcance a la muchacha y al otro morro y los rebase como si fuera a ganar algo rebasándolos a ellos. En la meta ya se miraban muchos corredores solo pensaba en llegar a donde estaban ellos para descansar.

Llegue hasta la meta con un tiempo de 2 horas y dos minutos, nada mal para ser mi primer medio maratón.

tiempo del medio maraton

Les juro que después de haber terminado el medio maratón me preguntaba que “Cómo diablos le hice para terminarlo?”. Si mi cuerpo, pero sobre todo mis piernas, ya iban demasiado cansadas para lograrlo desde el kilómetro 17 que empece a subir el puente.

  1. No sé si era el ánimo de la gente que apoyaba a todos los corredores a lo largo de la ruta, tanto de los que nos daban agua, los que iban caminando y la gente que iba en sus carros gritándonos y animándonos a seguir corriendo.
  2. La voluntad de uno mismo por querer lograr el objetivo.
  3. El no quedar mal con los amigos que me invitaron a participar.
  4. O el querer llegar a la meta por la medalla honorifica, la mochila, la camiseta, la naranja, el plátano, la torta y el agua que te dan al final.

Creo que las dos primeras, pues son las que nos hacen sacar el FUAAA y la energía necesaria para motivarnos a seguir a pesar de que nuestro cuerpo ya va en modo zombi en los últimos kilómetros.

No estoy seguro de cuanta gente de la que se inscribió logro terminar este medio maratón, pero para los que terminaron, mis respetos, sobre todo a los viejitos, porque a pesar de la edad muchos corren demasiado rápido y tienen una resistencia envidiable.

En fin, esa fue mi experiencia en el 33 medio maratón de Mexicali. Espero que para el próximo, ahora si pueda superar mi propio récord personal.

Ah! por cierto!, gracias a mis amigos que me invitaron y a los que corrieron ese día: Elma, Carlos, Jose Luis, Memo, Aliosha y Arnol, todos terminaron también.

¿Alguno de ustedes la corrió también o a pensado en correr?

2 Comentarios

  1. Ivette 16 marzo 2014

Deja un comentario