Las pasas voladoras de Samuel

Ya tenia rato que no contaba algo sobre mi y creo que seguirá así por un buen rato, mejor hablare de Samuel. El era un tipo que iba en mi salón de la secundaria, era blanco, pelo chino, callado, con lentes, usaba los pantalones arriba del ombligo y no tenia amigos. Ohh si, todos al verlo pensarían que Samuel era un friki y posiblemente el tipo mas inteligente de mi salón. Y no, no era así, de hecho era de los mas burros del salón. Yo conocí a Samuel gracias a que en segundo semestre a mi salón lo separaron y me enviaron al salón de Samuel. Y todo porque según los maestros eramos los mas desmadrozos de la escuela, pero esa es otra historia. Cuando llegue a mi primer día de clases en mi nuevo salón llegue y me senté como a la mitad, me puse a observar a mi nuevo grupo y me di cuenta que había caído en un lugar donde parecía que habían tomado al wey mas desmadrozo de cada salón y lo metieron ahí, es decir, si mi salón era desmadrozo este iba ser lo mismo pero multiplicado por 2.

En ese grupo estaba un tipo que no recuerdo su nombre pero era uno de los mas conflictivos de la escuela y se sentaba hasta enfrente y a un lado de Samuel.  Ese mismo día luego de unos minutos de estar viendo a los pocos  del grupo que no conocía(porque conocía a la mayoría)  mire que a  Samuel se le ocurrio una gran idea, esculco su mochila y saco una cajita como la imagen del lado derecho.  caja de pasas Ohh! si, Samuel tenia hambre y decidió comerse unas pasas que se había traído seguramente de su casa mientras nuestro profesor de Historia hacia su aparición. Samuel tomo su cajita de pasas y las abrió, su vecino de mesabanco le pidió y Samuel no le quiso dar, entonces el otro tipo se molesto y  le arrebato toda la caja, la abrió, saco unas pasas y empezó a tirar las pasas a los demás compañer0s del salón. Los demás le siguieron el rollo y juntaban las pasas que ese tipo tiraba y se las aventaban de regreso, total que el salón entero se convirtió en una guerra de pasas, weyes gritando y tirando pasas mientras las morras gritaban como locas cada que les caía una(aunque algunas de ellas también aventaban), como mis amigos y yo que veníamos de otro salón no nos llevábamos todavía con la gente de ese salón solo nos protegíamos de las pasas voladoras de Samuel.

Unos minutos después de la guerra de pasas hizo su aparición el profesor, llego, nos dijo que nos calmáramos y se sentó, se quedo observando su escritorio y se encontró varias pasas, tomo una con la mano, la levanto y pregunto “De quien son estas pasas?“. Samuel volteo y balbuceo en voz baja “son mías“.. y el maestro le dice, ahh! pues si son tuyas recógelas todas, ándale!.  Samuel trato de defenderse pero era tan idiotamente tímido y miedoso que de su boca salieron puras palabras cortadas, ” Perr… perr.. pero.. Yo.. pfff.. “, No le quedo de otra mas que recoger del piso pasa por pasa sin la ayuda de  nadie.

Mi primera impresión del grupo fue un gran “Sucks!!”, mi grupo anterior era desmadrozo pero nos apoyábamos y no teníamos a nadie de biscocho( de su puerquito), siempre extrañe eso. Pobre  Samuel, gracias a el aprendí lo que significaba biscocho, biscochear y fue el primer tipo que miraba que le pegaban y maltrataban casi todos.

La ultima vez que mire a  Samuel  iba en 4to de prepa y lo encontré  solo porque  iba en la misma que yo pero en otro horario, desde entonces no lo he visto y quien sabe que será de el. En fin, escribí esto gracias a que mi mamá saco una caja de pasas del trastero igualita a la que traía Samuel y me recordó esa anécdota.

P.D:  Mir…. si llegas a leer esto(que yo se que si porque dijiste que lees mi blog), tu salón estaba bien sarra la neta jaja. Pero tu eras de las chilas no te preocupes, ahh! y tu grupo de amigas que me daban carrilla también MMGR y la hermana del Triny que no recuerdo su nombre.

Deja un comentario